Con  el multiplatino “Keep The Faith” editado en 1992, Bon Jovi  logró salir airoso del desafío que implicaba reformular su sonido en tiempos de grunge y música alternativa. Tres años después, con su sexto disco “These Days”, la banda de Jon decidió profundizar su búsqueda sonora incorporando nuevos elementos, pero a su vez intentando mantener la esencia que había llevado al grupo al tope de los rankings. Considerado por sus fans como uno de los trabajos más logrados de los oriundos de New Jersey, hoy -a 27 años de su edición en Argentina- en MADHOUSE te dejamos 10 detalles a tener en cuenta a la hora de volver a escucharlo.

Jon Bon Jovi and Hugh McDonald | Bon jovi, Jon bon jovi, Record producer
«Gracias por el laburo Jon, pero insisto, no tengo nada que ver con la conocida cadena multinacional de hamburgueserías», explica Hug. Jon se quedó con las ganas del Big Mac.

1 – UN DESPIDO CON PERFIL BAJO. Cuando Jon decidió formar Bon Jovi en 1983, uno de los primeros en sumarse al proyecto fue el bajista Alec John Such, quien ya contaba con una extensa trayectoria en el circuito de clubes. Si bien siempre se rumoreó que, por su bajo desempeño en el estudio, en ocasiones sus partes eran grabadas por el sesionista Hugh McDonald, Alec siempre fue una pieza fundamental en el grupo. A pesar de eso, luego de la gira de presentación  de “Keep The Faith” los conflictos con el bajista por su errático desempeño en vivo se fueron haciendo cada vez más profundos, lo que llevó a Jon a despedirlo en 1994 reemplazándolo por el mismísimo McDonald. Salvo una aparición como invitado en 2001 y su inducción en el Rock N’ Roll Hall Of Fame en 2017, el bajista (fallecido el pasado 4/6) nunca más compartió escenario con la banda.

Tímido como parece, el bueno de Peter Collins trabajó con los grandes

2 – EL HOMBRE TRAS LA CONSOLA. Para la etapa previa de grabación del nuevo trabajo, Jon y los suyos decidieron cambiar de rumbo y elegir a Peter Collins como productor, en lugar de Bob Rock quien había sido el hombre detrás de la consola en “Keep The Faith” además de oficiar como ingeniero en “New Jersey” y “Slippery When Wet”. Collins venía de trabajar con popes como Rush, Queensryche y con Alice Cooper en el exitoso “Hey Stoopid” (disco en el que también colaboró Hugh McDonald) y fue el encargado de darle el toque alternativo, oscuro y melancólico a las nuevas composiciones del grupo.

3- LA FILTRACIÓN SONORA DE FEAR FACTORY. Las primeras sesiones de grabación se llevaron a cabo en Nashville en septiembre de 1994, pero no conforme con el resultado, Jon decidió borrar todo y recomenzar de nuevo en distintos estudios. En uno de ellos, el neoyorquino Bearsville, también estaban grabando sus discos Faith No More (“King For A Day… Fool For A Lifetime”) y Fear Factory (“Demanufacture”); en un momento de la grabación, uno de los ingenieros tuvo que detener el registro porque el brutal sonido de la banda de Dino Cazares se colaba en los micrófonos de la batería de Tico Torres (!)

4 – MEJOR QUE SOBREN Y NO QUE FALTEN. Para el nuevo trabajo, la banda demeó cerca de 40 canciones. De todas ellas se terminaron seleccionando las doce para la edición final, además de dos más a modo de bonus tracks en ediciones internacionales («All I Want Is Everything» y “Bitter Wine»), mientras que gran parte del resto recién vio la luz en el box set de demos, lados B y outtakes “100,000,000 Bon Jovi Fans Can’t Be Wrong”, editado en 2004.

5 – TIEMPOS MODERNOS. La selección final dejó en claro que la banda no solo había encontrado un nuevo sonido a tono con la década y con sus nuevas influencias, sino también una nueva forma de componer. En declaraciones de la época a la revista norteamericana Request, Jon decía: «He estado escuchando mucho bandas como Nine Inch Nails y Tool. No escribo ese tipo de canciones (…), no puedo pretender escribir lo que no escribo, y no voy a sumarme al último grito de la moda porque sería una mierda. Así que estoy escribiendo cosas que significan algo para mí, y espero que a la gente le gusten. Esa es la única actitud que puedo tomar». Ese concepto de honestidad brutal se refleja en las letras que se tornaron más oscuras y reflexivas, sin perder de vista lo social, algo que desde la época de “Livin’ On A Prayer” siempre interesó a Jon (tal como contamos en este informe). En ese sentido, para “Hey God» el tema de apertura, el cantante se inspiró en la imagen de un joven con un traje de Armani que pasó al lado de un chico que estaba durmiendo en la calle; escena que Jon vio desde la ventana de su casa.

6 – EL QUE BUSCA, ENCUENTRA. A la cantidad de temas compuestos para la ocasión, se le sumaron varias ideas que tanto Jon como Richie Sambora venían trabajando desde hacía tiempo. Por ejemplo «Diamond Ring», el tema elegido como cierre de la placa, fue escrito originalmente en las sesiones de “New Jersey” en 1988, llegando incuso a ser interpretado durante la gira presentación de ese disco. Asimismo, la balada “(It’s Hard) Letting You Go» fue escrita para la película “Moonlight and Valentino” (donde participa el mismísimo Jon), pero finalmente no fue incluida en ell film.

7 – NO ES UNA CANCIÓN DE AMOR (PERO SÍ UN CLIP EXITOSO). Por primera vez en su carrera, la banda decidió lanzar una balada como primer corte, la levemente blusera “These Ain’t A Love Song” que llegó al  puesto 14 en EE.UU. y al 6 en el Reino Unido, además de rotar por todas las cadenas de video gracias a un logrado clip rodado en un templo budista en el Parque Histórico de Ayutthaya en Tailandia. Para los países de habla hispana, y tal como hicieron con el single “Bed Of Roses” de 1992, se grabó una versión en castellano (o lo que los norteamericanos suponen que es el castellano) titulada «Como Yo Nadie Te Ha Amado», que sonó hasta el hartazgo en las radios locales.

8 – UN SUCESO CON ACENTO BRITÁNICO. “These Days” fue el primer trabajo de la banda en el que tanto el LP como todos sus singles tuvieron mejores resultados fuera de los EE.UU. que en su territorio de origen. Esa disparidad comenzó a mostrarse con el lanzamiento del segundo single, «Something For The Pain», que llegó solo al puesto 76 del ranking de Billboard aunque resultó un éxito en varios otros países, incluido Inglaterra, donde los cinco singles alcanzaron el Top 15 y el disco llegó al tope de las listas.

 9 – RITMO, RITMO DE LA GIRA… La gira mundial presentación de “These Days” se llevó a cabo durante 15 meses con 131 shows en 35 países y fue la primera en contar con McDonald en el bajo. Muchas de las fechas tuvieron nada menos que a Van Halen como invitados (que presentaban el disco “Balance”) y el último concierto de los tres que la banda dio en el legendario estadio de Wembley fue lanzado posteriormente en DVD bajo el nombre “Live In London”. La gira marcó la tercera presentación de la banda en nuestro país para un show en el estadio Monumental de Núñez el 4 de noviembre de 1995, al que se sumó una presentación en TV haciendo playback en “Ritmo De La Noche”, el popular programa ómnibus dominguero conducido por Marcelo Tinelli.

10 – UN DISCO A TONO CON SU ÉPOCA. Y para el cierre dejamos los datos duros: “These Days” fue lanzado el 12 de junio de 1995 en Japón, el 19 de junio en Europa y el 27 de junio en el resto del mundo, y resultó un éxito inmediato llegando a desbancar a “HIStory” de Michael Jackson en el tope del chart británico. El éxito comercial también se tradujo en excelentes críticas: la revista británica Q lo colocó en el segundo puesto de los discos más destacados de 1995 (detrás solamente de “The Great Escape” de Blur y por delante de clásicos como “Morning Glory” de Oasis y “The Bends” de Radiohead) y el popular semanario Kerrang  en su encuesta de lectores lo consagró como “álbum del año”… Ahora sí, basta de cháchara y …¡a subir el volumen!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here