El pasado 23 de marzo se realizó la segunda fecha del festival Manija Cósmica, festejando su tercer aniversario, el cual tiene como cabeza central de la organización al Turco Anuar (vocalista de Transmutar) y la grilla para esa noche era un deleite sin desperdicio para el público metalero, con Avernal y Serpentor como cabezas de cartel para ponerle el broche de oro a una noche violenta.

Cerca de las 20:00 arribamos al Club Tucumán ubicado en Andrés Baranda 941 en el partido de Quilmes. De a poco la gente se fue acercando y el recinto comenzó a ganar color con el correr de las horas. Cerveza en mano, nos dispusimos a disfrutar de la velada.

Hola a todo yo soy el León
Mataleón fue la banda encargada de abrir la segunda fecha del festival y la que sufrió el “acomodo” del sonido, al menos en los tres primeros temas. De ahí en adelante con las perillas ajustadas, la banda oriunda de Avellaneda presentó algunas canciones como el reciente adelanto “Eres capaz de vencer”, perteneciente a su disco debut (próximo a editarse) Mientras, podía verse el arte de tapa proyectado en las pantallas led que decoran el escenario. Groove metal y mucha actitud de una banda a la que habrá que prestarle más atención cuando den a conocer finalmente su disco.

Las chicas al poder

Minutos después Furias tomó por asalto el escenario, este power trio integrado por Gimena Zamorano (Voz y Bajo) Natalia Ré (guitarra) y Agustina Hidalgo (Batería y Coros) fue bien recibido por el público presente. Lo de Furias es Groove metal con pinceladas de oscuridad y pasajes melódico que les calza muy bien a su propuesta. Teniendo en cuenta que se conmemoraba un nuevo aniversario del golpe militar, las chicas invitaron a Natalia Sánchez quien ofreció un recitado sobre los años oscuros de nuestro país con la banda generando un clima de fondo. Tras el doblete con “Ni una menos” e “Inquisición” las chicas de Furias se llevaron un buen reconocimiento de la gente

Entre la vida y la muerte

Resurrección Agonizante es una banda con más de 15 años en la escena, Groove metal furioso fuertemente influenciados por el death metal melódico sueco, los quilmeños presentaron nueva formación y con una concurrencia muy buena a esta altura de la noche, repasaron canciones de su segundo disco (En el desierto 2014) más la inclusión de un tema nuevo “El renacido” que formará parte de su tercer disco de estudio. El cierre con “Tolerancia Cero” puso punto final a un show intenso que dejó el escenario al rojo vivo para la siguiente banda.

Soportando la estampida.

Era la primera vez que veía a El Elefante del Mar negro y la propuesta resultó más que interesante. Esta joven banda oriunda del Sur del Gran Buenos Aires se autodefine como una banda de Rock Pesado con tintes del metal clásico, y si bien la definición resulta acertada, al menos yo los veo bastante emparentados con la propuesta del primer Mastodon y algunas pinceladas doom, cuando bajan la marcha le hacen honor al nombre del grupo ya que se ponen muy intensos. Repasaron las canciones de su álbum “Bestialmente” y se despidieron con “Aprender”. Puños en alto para esta joven banda.

Surgical Steel

Bien entrada la noche, el festival llegaba a su máximo clímax y con este contexto Avernal tomaba por asalto el escenario para dar inicio a un show demoledor. Desde el comienzo con “El profeta y la carroña , la banda de Christian Rodríguez y Fede Averno salieron a cortar cabezas con la precisión que solo te dan 20 años de carrera y cientos de shows sobre la espalda. Con un volumen demencial, Avernal centró su lista en canciones de su último disco de estudio (La quimera de la perfección 2016) e hicieron un breve repaso del resto de su discografía, aunque en esta oportunidad, ignoraron discos como Ill (2004) y Miss messias (2009). Sonaron bombazos como “Katalepsia” y Violando la oscuridad” (pertenecientes aquel ya lejano debut de 1997) Sin respiro y con una cuota extra de violencia se les pegaron “Hoy podes pudrirte” “Condenado al olvido” y “mi revancha” pertenecientes al quizá (a gusto personal) sea el mejor disco de la banda (El sangriento 2006). Con “La tormenta después de la calma, Avernal puso punto final a un show sin fisuras que no dio respiro y que nos dejó (al menos a mi) con ganas de una segunda vuelta.

Maestros del Desastre

Al igual que Avernal, Serpentor cuenta con una extensa trayectoria y han logrado convertirse en una de las bandas de thrash más respetadas de la escena. Por eso suena lógico que estos sean los encargados de cerrar la segunda fecha del festival. Desde el comienzo con “Enfermo de poder” se podía notar que la banda cuenta con hinchada propia que corea y festeja cada una de las canciones ejecutadas. Con un total de 15 temas, Serpentor desplega una tormenta de machaques y velocidad, thrash hecho y derecho con mucho gusto a Testament para sacudir la cabeza de principio a fin .Sonaron canciones como “Síndrome”, “Reinará el caos”, “No me prediques” en versiones fieles y muy ajustadas. Promediando el final del show, la banda ejecutó “Militares asesino” y puso punto final a su set con la versión en español de “Lloviendo Sangre” (Slayer) desatando un pogo furioso del que nadie queda fuera.

Finalizado el festival, la gente emprende retirada tras casi 6 horas que aglutinaron distintas propuestas las cuáles fueron muy bien recibidas por la gente, el Manija Cósmica plantó bandera en zona sur y se ha convertido en un festival a tener en cuenta en sus próximas ediciones.

Crónica: Nicolas Arroyo

Fotos: @tamatta.pe y Brenda D’ercole

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here