The Game Tour fue el nombre de la gira internacional con la que Queen apoyó su exitoso álbum de 1980 «The Game», que incluía hits como «Another One Bites the Dust» y «Crazy Little Thing Called Love», y este viaje se ha convertido en materia de mitos y leyendas que no solo incluyen a los miembros de la banda sino a todo tipo de personajes. Hoy, en ocasión de la desaparición del inolvidable Diego Armando Maradona (QEPD) y a 29 años y un día de la del no menos inolvidable Freddie Mercury (QEPD 2), a modo de homenaje a ambos revivimos algunos momentos de la visita de Queen en nuestro país que reunieron a estos dos inmensos idolos populares de una y otra nación… y del mundo todo.

Queen Venezuela: 09-mar-2012 | Freddie mercury, Queen freddie mercury,  Freddie mercury parents

COMIENZA EL JUEGO. La gira que aquí nos ocupa vio a Queen tocando por primera vez en estadios sudamericanos, lo cual significaba toda una aventura para la banda. El tour comenzó el 28 de febrero, con dos noches consecutivas en el Estadio José Amalfitani (la cancha de Vélez, si prefieren) en Buenos Aires, donde la banda atrajo a una multitud de 300.000 personas (en un campo sin butacas y cubierto de césped artificial traído por la propia banda, algo prácticamente inédito en el país en aquel entonces), la mayor multitud que se había visto en conciertos individuales en la historia de Argentina hasta ese momento, según un artículo publicado en el Washington Post.

Queen Venezuela: 09-mar-2012 | Queen, Venezuela, John deacon

Si bien tocar en estadios ante miles de personas puede parecer glamoroso, en aquellos años no lo era tanto, al menos en Argentina. El país soportaba una férrea dictadura militar que recortaba derechos a sus habitantes y torturaba y hacía desaparecer a sus oponentes, lo cual no era el mejor de los contextos para un concierto de rock, por decirlo suavemente; de hecho en el documental «Days Of Our Lives» de 2011, la banda recuerda que las fechas de su gira se encontraron inicialmente con la resistencia de la dictadura militar argentina, que temía que fuera políticamente peligroso permitir que tantos jóvenes se reunieran en un mismo espacio (!). Aunque el gobierno finalmente cedió, no dudaron en enviar guardias armados para recibir a la banda en el aeropuerto y, según una biografía de Freddie Mercury de 2016 escrita por Mark Langthorne y Matt Richards, usaron agentes de los servicios secretos para vigilar a los cuatro músicos durante su estadía. Eso se debía a que la llegada del grupo inglés había desatado una excitación pocas veces vista. Cada movimiento, cada desplazamiento era seguido por cientos o miles de fans. Y nadie quería que sucediera algún disturbio o que los músicos produjeran algún daño.

Pin on Queen

GODSAVETHEQUEENMANIA EN BUENOS AIRES. Cual Beatlemanía ochentosa, la presencia del cuarteto inglés desató una locura colectiva inédita en el país. Queen monopolizó la atención de los medios durante más de una semana: la televisión, la radio, las revistas, los programas radiales, las conversaciones, los suplementos de los diarios (no así las tapas de los principales: por entonces y aunque parezca curioso, todavía no se permitían poner noticias del mundo de espectáculo en portada; sólo Crónica escapaba a esa regla). La banda inglesa realizó cinco conciertos en Argentina: la primera función fue el 28 de febrero en Vélez, repitieron ahí mismo al día siguiente, para después recalar en Mar del Plata y luego en Rosario. El último show fue de nuevo en Liniers: no estaba previsto originalmente, pero la demanda popular lo concretó. Ese día la capacidad del estadio estuvo desbordada: quienes no habían ido, querían ir; quienes habían visto algún show, quería repetir… y antes de seguir adelante, hablemos del otro protagonista de esta historia.

ENTER DIEGO. Freddie Mercury conoció a Diego Maradona en una fiesta en Castelar en las afueras de Buenos Aires y lo invitó a aparecer en el escenario durante el último espectáculo de Queen en Buenos Aires. Maradona aceptó de buena gana. Hay que destacar que Freddie no sabía realmente quién era su invitado, ya que «no era precisamente lo que podríamos llamar un aficionado al fútbol», recordaba entre risas Peter Freestone, asistente personal y amigo del cantante. Y especificaba: «A los muslos de los futbolistas, tal vez. A los muslos de los jugadores de rugby, ¡incluso mejor!». Aún así, Freddie no pudo evitar ser cautivado por la novedad que representaba la joven estrella del fútbol. Hasta cierto punto, podía identificarse con él: compartían una estatura modesta y una sed insaciable de éxito.

De cara al concierto que incluiría la presencia de Diego y según una nota de Infobae, el periodista Juan Manuel Cibeira (de la revista Pelo) cuenta que en un asado en la casa del productor argentino, Mercury anunció que saldría a escena con la camiseta argentina. Los argentinos presentes trataron de disuadirlo explicándole que el rock y el fútbol eran dos mundos que en Argentina no se conectaban en aquellos años. Para la gente del rock, el fútbol era algo sin brillo, sin valoración alguna, directamente kitsch o grasa: estaba mal vista cualquier referencia al mismo o la adopción de cualquiera de sus ritos o simbología. Mercury, acostumbrado al cruce de esas dos pasiones populares en Inglaterra, desoyó los consejos y produjo de esta manera uno de los primeros contactos entre el fútbol y el rock en el país, situación que años más tarde, más precisamente desde mediados de los noventa, se volvió algo natural.

DOS POTENCIAS SE SALUDAN. Volvemos al primero de marzo, a la cancha de Vélez y al concierto. Para el mismo, Queen revivió el clásico «Jailhouse Rock»; Deacon soleó un poco con su solo de bajo en la versión eléctrica de «We Will Rock You»; Mercury, en su introducción al piano para «Play The Game», tocó un pasaje que recuerda al comienzo de «In The Lap Of The Gods», para luego brindar una increíble versión de «Somebody To Love Tonight», completa con un intercambio vocal con la audiencia al inicio. Pasó «I’m In Love With My Car» con Taylor en la voz, luego Freddie olvidó partes de «Need Your Loving Tonight», como lo había hecho un par de veces anteriormente; una de las pocas canciones con las que alguna vez tendría este tipo de problemas. ¿Y la gente? Cantaba a coro la mayoría de las canciones, aplaudía todos los solos de guitarra de May y coreaba su nombre mientras tocaba el interludio melódico en «Love Of My Life»; al principio de la canción, el público detuvo el show durante un minuto entero, coreando repetidamente «¡Argentina! ¡Argentina!» seguido de «¡Queen! ¡Queen!». Y luego… el momento culminante.

Maradona en el escenario presentando a Queen después de su bis y antes de la canción “Another One Bites The Dust” (Vean a Brian May en el fondo con la controvertida camiseta)

Maradona apareció entre inacabables, extáticos aplausos, tras lo cual el futbolista se quitó la camiseta número 10 y la cambió por la camiseta del cantante. Freddie dijo entonces: “I would like to introduce a friend of yours and ours as well tonight. I’m sure you already know him: ¡Maradona!” («Me gustaría presentarles a un amigo suyo y nuestro también esta noche. Estoy seguro de que ya lo conocen»), ante la ovación de la gente que colmaba el José Amalfitani. «He’s kinda cute, actually» («realmente es bastante lindo», agregó el cantante. «Quiero agradecer a Freddie y a los Queen por hacernos tan feliz (sic)», respondió Maradona. Enseguida, el mítico diez anunció el próximo tema del show, el hit «Another One Bites the Dust», aunque lo hizo en castellano: «Otro Muerde El Polvo». Mientras Diego se retiraba discretamente, Queen procedió a tocar una energética versión uno de los temas más populares del grupo de todos los tiempos.

ROPA DE CONFLICTO. Las fotos que ven más arriba fueron tomadas el 8 de marzo de 1981 en el backstage del Estadio José Amalfitani de Buenos Aires. Maradona lleva la camiseta de la Union Jack (la bandera inglesa) de Brian May, mientras que Freddie Mercury lleva una camiseta de Diego Maradona de la selección argentina con el número 10. Cuando estas fotos salieron a la luz, Maradona recibió todo tipo de críticas por usar la Union Jack, a raíz de la posterior guerra de las Malvinas entre el Reino Unido y Argentina. Diego se defendió diciendo que las fotos fueron tomadas un mes antes de que comenzara el conflicto y un año antes de que comenzara la guerra, lo cual era cierto. No obstante, la polémica continuó y se extiende hasta este siglo.

Por otro lado, quizás el periodista de Pelo no estuvo tan lejos de la verdad cuando interrogó a Freddie luego del show. Le dijo que el momento del intercambio de camisetas con el ídolo deportivo más grande de la nación había sido un «acto demagógico». Freddie, indignado por la implicación, denunció la sugerencia como «ridícula». Declaró que había sido un gesto amistoso, nada más. Y agregó: «Si la audiencia piensa que está bien hacer tal cosa y lo aprecia por lo que es, me importa un bledo lo que pueda pensar la prensa», replicó. «Voy a hacer lo que me guste, sin importar si la prensa lo etiqueta como ‘demagógico’ o ‘incorrecto'». Mercury al 100%, como vemos.

FREDDIE LLEVABA LOS PANTALONES. La experiencia de América del Sur no fue totalmente placentera. Seguido y acosado tanto por los medios como por los fans, Freddie pasó más tiempo alejado de las multitudes de lo que le hubiera gustado. Reconocido dondequiera que fuera, encontró paz y tranquilidad solo detrás de las puertas (cerradas) de su suite de hotel. Dormía más de lo habitual (rara vez salía de su habitación antes de las 2 pm); de vez en cuando pedía ir a dar una vuelta por la ciudad, pero sus pasatiempos favoritos eran comer y comprar, por lo que su equipo de asistentes se volvía loco tratando de organizar visitas a un restaurante diferente cada noche, a pesar de que Freddie no comía casi nada cuando llegaba. Al menos sus viajes de compras fueron fructíferos: en una sola excursión compró 25 pares de medias, 10 camisetas idénticas y 20 pares de pantalones haciendo juego. Sus guardaespaldas le preguntaron por qué compraba tantos de cada uno.; se sorprendieron cuando Freddie explicó que, cuando era adolescente, nunca tuvo la oportunidad de ser solo un pibe y usar exactamente lo que quería. Esto, les dijo, era su forma de compensarlo.

PICTURES OF THEM. Tras esta recorrida nostálgica junto a los dos ídolos, además de la anécdota y los recuerdos, les dejamos algunas fotos poco conocidas de Queen en Argentina donde pueden ver a la banda en el estadio, víctimas de la admiración policial, en el casino y aeropuerto de Mar Del Plata, en fiestas, en la famosa reunión junto al presidente -de facto- Viola (lo cual da para otra nota), en lo alto del hotel Sheraton, ante las cámaras y por supuesto las entradas y el backstage pass de la gira que ocasionó un incidente en la aduana, que pretendía censurarlos al tener ilustraciones de mujeres desnudas (!!!). Pasen, vean, recuerden, descubran, diviértanse… y que la magia de estos protagonistas los acompañe siempre.

https://1.bp.blogspot.com/-LiftGtbReng/XJiKKhTGv_I/AAAAAAADdvA/cmSfYl5N8IYNe1CrR_ck6q_U5-jlG7dFQCLcBGAs/s1600/queen-argentina-tour-2.jpg
La visita de Queen, un partido de tenis bajo techo y una pileta enterrada  en la arena: las historias del Gran Hotel Provincial – NUEVA FRONTERA
La imagen puede contener: 2 personas
Pogopedia / Queen Velez 1981-03-01
QueenOnline.com - Noticias
Hemeroteca Porteña Twitterren: "La primera visita de Queen en Argentina.  Hace 38 años Estadio de Velez. Miguel Mateos telonero. En : La Razón 1º  marzo 1981. #Velez #queen #Mercury #28Febrero… https://t.co/WlA9ffCZU8"
Fotos Viejas de Mar del Plata: QUEEN EN MAR DEL PLATA
Los días de Queen en Mar del Plata que reconstruyeron dos fanáticas «  Diario La Capital de Mar del Plata
Roger Taylor Mar del Plata
No hay ninguna descripción de la foto disponible.
Los agitados días de Queen en la Argentina: secretos detrás de los shows,  el encuentro con Maradona y un desengaño amoroso para Freddie Mercury -  Infobae
Queen concert passes in the 1980s [QueenConcerts]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here