“Control” resulta una biopic perfecta, de la época cuando aún no estaba de moda el género ni existía Netflix.  Estrenada el 12 de septiembre de 2007, fue dirigida por el holandés Anton Corbijn, un especialista en videos musicales y fotografías artísticas con varias bandas y solistas. Dirigió incluso videos de canciones que se convirtieron en clásicos, como «Personal Jesus» de Depeche Mode, «One» de U2 y «Heart-Shaped Box» de Nirvana entre muchas otras. En su época de fotógrafo llego a trabajar para las revistas Vogue y Rolling Stone, fotografiando a cientos de artistas de renombre a los cuales admiraba profundamente, como Lou Reed, Iggy Pop y Johnny Rotten, entre otras eminencias. Claramente toda su experiencia y conocimiento en general sobre la música, la estética, los sitios y las personas del momento, y todo lo que fuera vanguardia por aquel entonces, son los pilares fundamentales de este magnífico film que retrata la vida y obra de una persona llena de riquezas y virtudes que merecían la pena ser contadas.  

La obra está basada en las memorias escritas por Deborah Curtis, la viuda de Ian, publicadas en aquel libro de 1995 que se tituló «Touching From A Distance¨, novela que también salió a la luz mucho antes de que aparezcan varias autobiografías en el mundo del rock, y narra con bastante detalle lo que vivió el joven Ian en sus años con Joy Division al frente de la escena musical de Manchester, todo lo que significó haber vivido esa etapa, y por supuesto también algunos detalles sobre los últimos días de Ian y diversos sucesos que ocurrían en torno a la banda y a su vida privada. Un botón de muestra: “’La muerte de Ian Curtis fue lo peor que nos sucedió en la vida. Si sólo hubiese vivido unas 36 horas más y viajado a Estados Unidos…’ En realidad, Ian veía ese viaje con cierta aprensión. Tenía miedo de la reacción que pudieran tener los norteamericanos de algunos estados frente a su epilepsia y, además, volar en avión le producía terror. Deseaba viajar en barco, pero sólo me lo mencionó a mí, ya que sabía que era una idea irracional e imposible de llevar a cabo. Yo creo que no tenía ninguna intención de ir a Estados Unidos. Y si hubiese ido, dudo mucho de que el hecho de ‘estar allí’ hubiera evitado su suicidio».

Ian Curtis, interpretado en esta película por Sam Riley, nació en Manchester un 15 de julio de 195, y decidió terminar con su vida el 18 de mayo de 1980. Es uno de los artistas más influyentes en todo lo que respecta a la escena del rock internacional con tan corta trayectoria, y no solo en la escena de Manchester. Ian a nivel personal y Joy Division como banda han sido gran influencia para muchos artistas y géneros que vinieron después. Siempre fiel a sus instintos, a su manera de ver el mundo y las cosas que lo rodean, fan de Lou Reed, de David Bowie y de Iggy Pop, también tenía una peculiar atracción hacia la poesía moderna, y por sobre todo en la lírica, influenciado principalmente por Franz Kafka

Los comienzos de Joy Division son los comienzos de la era Manchester. Una escena y una era super importante en la historia del rock internacional, que termina de definir el estilo de la new wave británica y todo lo que pudo traer aparejado en términos artísticos para la música y su estética. Luego de lo ocurrido con ellos como fenómeno cultural del under y la posterior muerte de Curtis, reaparecieron como New Order, formados principalmente por los ex miembros restantes de Joy Division y con ellos toda una seguidilla de bandas increíbles, entre las que podríamos destacar a los Happy Mondays sobre todo, Cabaret Voltaire, Electronic, A Certain Ratio y los propios New Order después, entre muchas otras más con las que compartieron sello discográfico, el mítico Factory Records.

También compartieron The Hacienda, un lugar muy bien retratado en la película «24 Hours Party People» de 2002, dirigida por Michael Winterbottom. Allí se representó muy bien lo ocurrido con Ian Curtis como ídolo del momento, combinado con sus problemas de salud y cuestiones personales que terminaron explotando mucho antes de lo que incluso los más cercanos pudieron imaginar. En gran parte esto influenció a Corbijn como director para hacer algo similar pero más profundo, centrado y parado específicamente en Ian Curtis sujeto. Es una peli bastante realista y altamente recomendada para todas aquellas personas que amen la música o el arte. Con la música a cargo de New Order -como no podía ser de otra manera- y con actores tocando y haciendo música en tiempo real, tratando de reflejar todo lo ocurrido en aquel tiempo del modo más fiel y humano posible, constituye una obra imperdible: si aún no la vieron, ya es hora.

FICHA TÉCNICA

Título original: “Control»

Género: Biopic, drama

Origen: UK / EE.UU.

Estreno: 5/ 10/ 2007

Director: Anton Corbijn

Guión: Matt Greenhalgh

Reparto: Sam Riley (Ian Curtis), Samantha Morton (Deborah Curtis, esposa del cantante), Alexandra Maria Lara (Annik Honoré, amante de Curtis), Joe Anderson (Peter Hook, bajista de Joy Division), Toby Kebbell (Ron Gretton, manager del grupo), Craig Parkinson (Tony Wilson, dueño de Factory Records), James Anthony Pearson (Bernard Sumner, guitarrista y tecladista del grupo), Harry Treadaway (Stephen Norris, baterista), Andrew Sheridan (Terry Mason, el primer manager)

Música: New Order (también aportó música incidental), Joy Division, David Bowie, Iggy Pop, Velvet Underground, Buzzcocks, Roxy Music, Kraftwerk, John Cooper Clarke, Supersister, The Killers

Duración: 122 minutos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here