“Nuestra casa, en el medio de nuestra calle / nuestra casa tiene una multitud/ Siempre está pasando algo y usualmente es muy ruidosa”… esta clásica canción de los británicos Madness es solo un botón de muestra para comprobar una gran verdad: podrán desnudar el alma en sus canciones, pero pocas cosas revelan más acerca de la esencia de los músicos que el lugar donde eligen sacarse los zapatos, colgar el abrigo y relajarse, o bien aquel lugar donde les tocó crecer, ya fuere humilde o lujoso.

En general, la vida de un músico suele acarrear mucho tiempo fuera de casa, viajando tanto en aviones como en micros de gira y conociendo todo tipo de hoteles. En tal sentido, no resulta sorpresivo que muchos artistas busquen algo que les resulte al mismo tiempo agradable y particular al volver al hogar. Decoradas con estilo (o no), arte inspirador, lugares para relajarse y un montón de guitarras, pianos y otros instrumentos aptos para sesiones improvisadas, muchas de estas casas suelen dar en la tecla y demuestran que algunos músicos no solo tienen buen oído, sino también un gran ojo… De cara a tu próximo viaje, desde humildes granjas hasta mansiones grandiosas, desde compositores clásicos hasta estrellas de rock psicodélicas, te mostramos a continuación una docena casas de músicos famosos que podés visitar –y disfrutar- en persona, tanto en Argentina como en el extranjero.

Ajedrez, backgammon, cartas y algo parecido al ta te ti: los juegos del niño genio

1. EL DEPARTAMENTO DE MOZART EN VIENA. En el corazón del casco antiguo de Viena, en la calle Domgasse 5, el museo Mozarthaus es un ejemplo estelar de la arquitectura barroca del siglo XVII. Alberga el último apartamento vienés del legendario compositor en el que vivió desde 1784 hasta 1787. La renovación completa del edificio se completó en 2006, lo que devolvió al «apartamento más elegante y caro» de Mozart a su antiguo esplendor.

Si algún día andan por Viena y ven este cartel, ya saben.

Mozart y su familia vivieron aquí desde 1784 hasta 1787, tiempo durante el cual escribió la mundialmente famosa ópera «Le Nozze di Figaro» y tres de los seis Cuartetos de Haydn. Consta de cuatro habitaciones grandes, dos pequeñas y una cocina; con la ayuda de fotos y documentos, los visitantes pueden seguir los pasos de Mozart y su familia. El depto, curado por el Museo Wien, contiene un magnífico reloj musical fabricado alrededor de 1790, que reproduce una variación del «Andante für eine Walze in eine kleine Orgel” (KV 616) que se cree que Mozart compuso para este mismo reloj. El costo de la entrada ronda los € 11 (Más data en https://www.mozarthausvienna.at/en).

La colorida entrada al museo de Bob Marley, en Kingston.

2. LA CASA DE BOB MARLEY EN KINGSTON, JAMAICA. El número 56 de la calle Hope Road fue adquirido en 1975 por la superestrella del reggae Bob Marley, cuando firmó un contrato de grabación con el sello Island Records. Además de albergar los estudios Tuff Gong (hoy en  220 Marcus Garvey Drive), la propiedad colonial del siglo XIX en Kingston fue el escenario de un famoso atentado contra la vida de Marley en 1976 (!).

«Uy dio, decí que me tuve que ir de la casa blanca que si no me compraba todos estos discos y redecoraba a full el ala oeste», suspira Obama. ¡Otro motivo para odiar a Trump!

Más allá de este incidente, la casa fue el hogar de Marley hasta el fin de sus días, en 1981; seis años después, su esposa Rita la convirtió en un museo que por supuesto se puede visitar. Aquí se exhiben los tesoros personales de Marley. La propiedad también cuenta con un teatro para 80 personas bien equipado, una galería fotográfica, una disquería y una tienda de souvenirs y regalos, además del One Love Café, ideal para relajarse degustando jugos y cosas ricas después del recorrido. Los tours son de 9.30 a 16 hs. con diversas opciones entre los U$20 y U$40. (Más data en www.bobmarleymuseum.com).

La casa de Johnny Cash por fuera.

4. LA CASA DE LA INFANCIA DE JOHNNY CASH. La colonia Dyess en Arkansas fue una iniciativa del programa New Deal de la década de 1930 para ayudar a las familias pobres después de la Gran Depresión. La familia de Johnny Cash estuvo entre las 500 que se beneficiaron del plan, y hoy es posible visitar la colonia recientemente restaurada y la casa de la infancia del célebre cantante rock-folk-country estadounidense. El centro de visitantes, ubicado en Colony Circle, en el antiguo emplazamiento del teatro y la tienda pop, es la primera parada. Incluye una tienda de regalos, video de orientación y exhibiciones.

La casa de Johnny Cash por dentro. No, no tenía microondas.

El vecino edificio de administración alberga muestras relacionadas con el establecimiento de la colonia, el estilo de vida de los colonos y el impacto que el hecho de crecer en Dyess tuvo en Johnny Cash y su música. Desde Colony Circle, los visitantes son llevados a la Johnny Cash Boyhood Home, a menos de dos millas del Centro Colony,una muy sencilla granja de una sola planta. La casa está amueblada tal como cuando la familia Cash vivía allí, decoración basada en recuerdos familiares. Los recorridos se hacen de 9 a 15 hs,  de lunes a sábado, y el precio de la entrada es de U$10. (más data en http://dyesscash.astate.edu/ ).

La casa de Chopin, tan clásica y elegante como su música

5. LA CASA NATAL DE CHOPIN. Los franceses podrían reclamarlo como héroe musical por adopción, pero lo cierto es que durante los primeros meses de su vida, la familia del compositor polaco Fryderyk Franciszek Chopin vivía en un anexo en la finca del Conde Skarbek en Żelazowa Wola, pueblito situado a 52 km al oeste de Varsovia, donde luego se mudaría el artista. La vivienda de madera original de Skarbek estaba en ruinas a fines del siglo XIX, pero se llevó a cabo un trabajo progresivo para reconstruir la estructura y el aspecto de la antigua casa encabezado por el arquitecto polaco Franciszek Krzywda-Polkowski. Hoy en día se pueden apreciar muebles de época, retratos de familia y fotos que recuerdan el ambiente original de la casa.

«Con este piano Chopin llegó lontano», dice el guía. No, nadie se ríe

Desde la primavera hasta el otoño, se realizan conciertos en el jardín para todos los visitantes que quieren escuchar la música del compositor más inspirado de la época romántica del siglo 19. Cada año, «La pequeña casa de Chopin» se convierte en un lugar muy visitado tanto por artistas como por turistas. Alrededor de la casa hay un espléndido parque, creado en el período de entreguerras y con unas 500 especies de árboles y arbustos. En el parque hay tres monumentos de Fryderyk Chopin, así como un obelisco del compositor. Los precios varían, pero hay un dato a tener en cuenta: los miércoles la entrada es libre y gratuita. (Más data en http://chopin.museum/en/information/visitors/id/430).

El departamentito de Jimi, amueblado y decorado con el estilo asiático de los 60

6. EL PISO DE JIMI HENDRIX EN MAYFAIR, LONDRES. Entre 1968 y 1969, el talentoso as de la guitarra Jimi Hendrix vivió en el  tercer piso de una casa en el nro. 23 de la Brook Street en Mayfair; el depto fue encontrado por la novia de Jimi, Kathy Etchingham, al leer un anuncio en un diario londinense mientras estaba en Nueva York. Hendrix se mudó en julio y estuvo solo unos días antes de regresar a los EE.UU. para una extensa gira.

En el edificio blanco vivió Hendrix, en el negro vivió Handel. Dos músicos, dos épocas, una ciudad.

El músico aprovechó el tiempo decorando el lugar a su gusto, incluida la compra de cortinas y almohadones en los almacenes John Lewis cercanos, así como adornos y chucherías del mercado de Portobello Road y otros lugares. Le dijo a Kathy que este era «mi primer verdadero hogar». Hendrix volvió a Brook Street en enero de 1969 y de inmediato realizó allí una serie exhaustiva de entrevistas con los medios y sesiones fotográficas. En marzo volvió a Nueva York y, aunque Kathy permaneció en Brook Street por un tiempo más, Jimi no volvió a vivir allí. A través de los años, el piso se alquiló como oficina hasta que fue adquirido en 2000 por el Handel House Trust (el compositor clásico vivió en el 25 de la Brook Street en el siglo XVIII). En la actualidad, su antigua morada forma parte del Handel & Hendrix Museum, restaurado con piezas de época que reproducen el departamento tal como estaba cuando Hendrix vivió en él en el apogeo de la psicodélica década de 1960. El museo abre todos los días (excepto domingos) de 11 a 18 hs. y los precios son de £10 para los adultos y £5 para los menores de hasta 16 años. (Más data en https://handelhendrix.org/)

El humilde living de Prince. Dura es la vida del músico exitoso

7. EL COMPLEJO PAISLEY’S PARK DE PRINCE. El diseño austero del arquitecto Bret Thoeny para la propiedad de 55.000 pies cuadrados (algo así como 5110 m²) del recordado y excéntrico Prince en Paisley Park, ubicada en la zona suburbana de Chanhanssen, estado de Minnesota, EE.UU., no dio mucha importancia al exterior, pero a raíz de su muerte, la familia del inefable músico ha otorgado a los fans acceso al legendario complejo de producción de música y cine que se duplicó como su hogar. «En su momento esto no se hizo. Los artistas no estaban construyendo sus propios complejos edilicios, solo las grandes empresas o las discográficas», dijo Thoeny.

El bulín de Prince no dice mucho por fuera. Pero por dentro…

Hoy los fans tienen la oportunidad de experimentar de primera mano cómo fue para Prince crear, producir y actuar dentro de esta mezcla notable de santuario privado y complejo de producción. A lo largo de la experiencia, los visitantes verán artefactos de los archivos personales de Prince, que incluyen su vestuario icónico, premios, instrumentos musicales, obras de arte, motocicletas, música y grabaciones de video. Las entradas para los tours de 2019 ya están a la venta (solamente online y por adelantado) y pueden adquirirse hasta el 30 de junio. Además, Paisley Park ha anunciado que está expandiendo y mejorando sus opciones de tours (hay tres variantes a U$38,50, 100 y 160). Los interiores de la casa y el estudio presentan murales de la mega estrella y, por supuesto, innumerables tonos de púrpura… Como las fotos están prohibidas –y circulan muy pocas por internet- lo mejor para echar un vistazo previo de Paisley Park es entrar al website. E informarse de todo el resto, claro.  (Más data en https://officialpaisleypark.com/)

Graceland, una casa nacida para ser museo

8. GRACELAND, LA CELEBÉRRIMA MANSIÓN DE ELVIS. Entre los hogares de músicos que podés visitar, pocos son un atractivo turístico tan grande y tan conocido mundialmente como lo es Graceland. Desde que abriera sus puertas al público en 1982, esta opulenta casa de la ciudad de Memphis en la que Elvis Presley vivió casi la mitad de su vida, se ha convertido en un referente por el que cada año pasan más de 600.000 visitantes, siendo la propiedad privada (ocupa nada menos que 4,45 has.) más visitada de Estados Unidos, superada solamente por la Casa Blanca. En la mansión, situada en el barrio de Whitehaven, a unos 20 minutos en automóvil del centro de la capital de Tennessee, el visitante se adentra en el universo de Elvis, un escenario con toques bizarros cargados de nostalgia.

Las pilchas del Rey y alguno que otro disquito de oro que ganó en su carrera

Es un emblema de la fama monolítica de The King, desde la opulencia de los leones y las columnas corintias en la entrada a la cascada interior en la Sala de la Selva. Tras abonar la entrada -el precio oscila entre los U$40 y los 169, según el carácter del tour- empieza un recorrido emocionante y detallado por finales de los 60 y comienzos de los 70. No obstante, la parte crucial del tour está en el exterior y queda para el final. Elvis expresó en vida que quería ser enterrado en Graceland. Y es aquí, en tumbas rodeadas de flores junto a una fuente, donde reposan sus restos, junto a sus padres y a su hermano gemelo Aaron, que murió al nacer. Y aquí es donde los turistas se dejan llevar por la emoción. (Más data en www.graceland.com).

La Voz tenía La Casa, qué duda cabe

9. TWIN PALMS, LA CASITA FINDESEMANERA DE FRANK SINATRA. Diseñada por E. Stewart Williams a finales de los años cuarenta, Twin Palms (palmeras gemelas) fue encargada por Frank Sinatra como una casa de fin de semana para su familia. Alejando al cantante de sus pedidos iniciales de una mansión de estilo georgiano, en cambio, Williams le presentó a Sinatra una elegante casa en el desierto que le brindaría un escenario glamoroso para su tumultuosa vida. A diferencia de otras casas de músicos, es posible alquilar esta si se cuenta con el dinero (los precios van desde los U$2000 hasta los 4000) y disfrutar de unas vacaciones inolvidables hasta para 8 personas. No es para menos: con 418 m2, 4 habitaciones, 7 baños y una piscina con forma de piano, es perfecta para vacaciones de lujo o eventos corporativos.

La casa de Frankie Blue Eyes no solo era linda por fuera

La casa también fue testigo de algunas memorables anécdotas de La Voz;  una de las más escandalosas fue cuando Frank arrojó las posesiones de su por entonces esposa, la bella Ava Gardner, en el camino de entrada después de que ella apareció de improviso en un intento de atraparlo con Lana Turner. Todavía se puede ver una grieta en un lavatorio que se dice fue hecha cuando Frank golpeó una botella de champán durante una discusión con Ava (!). La residencia ha sido completamente restaurada con muebles de diseño vintage e incluye el sistema de sonido y grabación original instalado por Valentino Electronics en Hollywood. La propiedad también posee tecnología moderna, wifi incluido y conectividad iPod con sonido envolvente… y las mejores canciones de Frankie Blue Eyes, claro. (Más data en www.sinatrahouse.com)

La puerta de la última casa de Luca. ¿Vos escribiste algo?

10. LA ULTIMA CASA DE LUCA PRODAN. Hace treinta años, el popular Luca Prodan, cantante de los inclasificables Sumo, falleció en un caserón que funcionaba como conventillo ubicado en Adolfo Alsina 451, en el barrio de San Telmo. El artista de origen italiano murió en la habitación que ocupaba su novia de aquel entonces, ubicada justo encima del cuarto en el que él vivía en esa misma casa, víctima de una sobredosis o posiblemente una cirrosis galopante (nunca se pudo determinar a ciencia cierta la verdadera causa de su muerte).

Tres décadas después, el mito de Luca sigue con vida en el mismo lugar donde dejó este mundo, gracias a un bar cultural llamado “Lo De Luca” en el que puede escucharse no sólo su música, sino la de las generaciones posteriores a su impacto, muchas influenciadas por él. La casa (declarada de interés cultural en 2007) sufrió el “vandalismo” de los empleados de  la «brigada antigraffitis» del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, quienes por error borraron 30 años de mensajes escritos en la puerta de la casa (¡!). Aún así, permanece intacto el patio del caserón, donde parte una escalera que conduce a la terraza y a las habitaciones del nivel superior; dicha escalera está bloqueada y por ende, la entrada a la última habitación de Luca también. (Más data en https://www.facebook.com/LaCasaDeLucaProdan/)

Es difícil errarle a la casa de Gardel si uno anda por la zona

11. EL MUSEO DE CARLOS GARDEL EN EL ABASTO. El Zorzal Criollo seguramente vive en el corazón de mucha gente apasionada por el tango, pero también tuvo su lugar en la Reina del Plata. El actual Museo Carlos Gardel, ubicado en la calle Jean Jaurés 735 del porteñísimo barrio del Abasto, abrió sus puertas en 2003 y funciona justamente en la casa que el cantante compró a su madre Berta Gardés en 1927 y donde vivieron ambos. La vivienda fue reconstruida por la Dirección General de Museos basándose en documentos de la época.

Ni CDs ni vinilos ni MP3 ni cassettes ni magazines: en la casa del Zorzal solo puede haber una victrola con discos de pasta

La construcción está cuidadosamente ambientada con reliquias, antiguos discos, tapas de diarios y revistas de época con la sonrisa inconfundible de Carlitos. El patio, el piletón para lavar la ropa, la cocina, el cuarto de planchado , todos estos detalles y mucho más remiten al visitante a la vida cotidiana de la Buenos Aires de principios del siglo XX. ¿Cuándo visitarla? De lunes a viernes de 11 a 18 hs y fines de semana de 10 a 19 hs. La entrada suele tener precios módicos y los miércoles es gratis (Más data en https://www.buenosaires.gob.ar/museos/museo-casa-carlos-gardel)

Mendips. Quién diría que de esta casa tan gris saldría un genio tan colorido.

12. MENDIPS, LA CASA DE LA INFANCIA DE JOHN LENNON. Créase o no, los Beatles no siempre vivieron en un submarino amarillo. El álbum de John Lennon “Menlove Ave.” de 1986 obtuvo su nombre del hogar de la infancia de John, sito en el nro. 251 de la Menlove Avenue, en la británica Liverpool. La casa, apodada Mendips, pertenecía a su amada tía Mimi y a su esposo George Smith. La pareja se llevó a John a la edad de cinco años, y él permaneció allí hasta los 22 años. La casa es un buen ejemplo de vivienda pareada de los años 50; más lujosa y más alta que la de su compañero Paul McCartney  en el no muy lejano 20 Forthlin Road (que también puede visitarse, ojo), fue mantenida con amor por la tía Mimi.

¿La guitarra en el ropero todavia está colgada, como dice el tango? ¡No! En casa de John la tienen sobre la cama

Hoy podés ver la casa y el jardín tal como eran cuando el futuro Beatle habitaba aquí: limpio y ordenado, pero a la vez acogedor, es un verdadero hogar y hoy lugar obligado de peregrinación de todo fan de los Fab Four que se precie de tal. Hay cuatro tours por día (10, 11 y 14 hs.) que duran aproximadamente 2 horas y media, siempre saliendo del hotel Jurys Inn. Los precios van desde las £15.50 hasta las £31. El dato: no se permite tomar fotos en el interior de la casa. (Más data en https://www.nationaltrust.org.uk/beatles-childhood-homes)

John y su tia Mimi, en un montaje de ayer, de hoy y de siempre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here