El 28 de octubre de 1978 la cadena televisiva NBC estrenaba en Estados Unidos la película que se suponía iba a ser el trampolín de Kiss al estrellato definitivo… y sin embargo, el salto fue hacia abajo. Esta película es una de las piezas más bizarras que nos legó la cultura pop, procedente de una época en la que Kiss dominaba al mundo (del rock, por lo menos). Una producción legendariamente extravagante llena de anécdotas hilarantemente ridículas que derivó -como no podía ser de otro modo- en una película para televisión increíblemente mala, protagonizada por un Kiss superpoderoso luchando contra un malvado genio inventor y algunos robots impostores en el parque de diversiones Six Flag Magic Mountain. A modo de homenaje, les traemos una decena de hechos que quizá no conozcan respecto a esta película olvidable por muchos motivos, paradójicamente los mismos que invitan a recordarla. Acomódense, tengan listo el programa, el pochoclo, el maquillaje y los anteojos 3-D, que allá vamos…

Los Beatles y Star Wars: hace mucho tiempo, en una década muy lejana…

1. “KISS MEETS THE PHANTOM…” IBA A SER UNA MEZCLA DE “STAR WARS” Y “A HARD DAY’S NIGHT”. La cadena televisiva estadounidense NBC emitió “Kiss Meets The Phantom Of The Park” días antes del Halloween de 1978. En ese momento, pocas cosas eran más grandes en la cultura pop estadounidense que “Star Wars” y Kiss, claro. Desgastados por una rigurosa agenda de giras y grabaciones y por el empeoramiento de los problemas de adicciones de Ace Frehley y Peter Criss, algunos miembros de la banda y en particular de su entorno pensaron en los comics, la televisión y el cine como los próximos pasos lógicos para sus impactantes personajes: el Starchild, el Hombre Gato, el Hombre Del Espacio y el Demonio. Después de todo, con un poco de humor y escasos recursos los Beatles habían hecho algunas películas geniales, ¿o no? No en este caso. En una entrevista en 2001, Paul Stanley confesó que la película fue vendida a la banda como «‘A Hard Day’s Night’ combinado con Star Wars»… Por supuesto, la película de U$2 millones que rodarían resultó ser todo menos eso.

El único contento con esta película parece ser el bo…ndadoso de Fred. ¡Qué otro!

2. “KISS MEETS THE PHANTOM…” FUE HECHA POR EL MISMO EQUIPO DE SCOOBY DOO!. Hanna-Barbera, el famoso estudio de dibujos animados creador de Los Picapiedras, Los Supersónicos y el Oso Yogui también fueron responsables de la película de Kiss. En los años posteriores, varios fans del grupo han señalado las similitudes de KMTPOTP con otra de las caricaturas más famosas del estudio: Scooby Doo, incluyendo al científico loco y el parque temático. Joseph Barbera, mientras promocionaba la película, la comparó con “The Phantom of the Opera” (!). En una entrevista de 2004, Peter Criss dijo que estaba «muy disgustado» con la trama entera y el producto terminado en general. «No me imagino a John Lennon siendo golpeado por Drácula», explicó. «Y tampoco a Mick Jagger luchando contra Frankenstein»… The End.

«En El Beso son todos de madera actuando, Gene, qué querés que te diga», explica Hessler. Simmons se la banca con filosofía.

3. LA PELÍCULA FUE DIRIGIDA POR UN PICHÓN DE HITCHCOCK. Gene Simmons siempre fue un gran fan de las películas de terror, así que sin dudas se emocionó cuando la producción contrató al director británico nacido en Alemania Gordon Hessler, quien trabajó con el genial Alfred Hitchcock y dirigió tres películas diferentes protagonizadas por el legendario Vincent Price. Pero no todas fueron rosas: al parecer, el propio Hessler estaba confundido en cuanto a cómo y por qué consiguió el trabajo, refiriéndose a menudo a la banda como “The Kiss” («el beso»). Ergo, no cazaba un fulbo del rock ni de la onda del grupo, lo que no quiere decir que hizo el trabajo de mala gana aunque muy probablemente no fue la elección más adecuada como director. También dirigió episodios de las series “Wonder Woman” y “CHiPs”. Paul Stanley es tan lapidario como amable en su recuerdo: «Gordon Hessler tuvo la desgracia de verse arrojado a la situación imposible de intentar crear una película con un elenco liderado por cuatro idiotas que no tenían concepto de actuación y un guión que tenía poco pop y mucho corn», dijo Stanley, haciendo un juego de palabras con popcorn, es decir pochoclo( «corny» es slang para algo estúpido). «Pero era un gentleman encantador y de voz suave y realmente lo sentí por él, en lo que claramente iba a ser un esfuerzo inútil, es decir lograr que Kiss se encuentre con el fantasma del parque». Telón rápido, por favor.

El pitufo que pitufó a Peter pitufo, pitufando bombos y platillos

4. EL GATO FUE REEMPLAZADO POR… UN PITUFO. Los chicos que vieron el “estreno mundial” (así se lo promocionaba) de KMTPOTP pudieron apreciar el típico acento neoyorquino de Paul Stanley, pero se les privó de escuchar las auténticas voces de sus héroes enmascarados, además de la totalidad de las escenas del concierto que se filmaron frente a 8000 afortunados fans que vieron a Kiss en el estacionamiento de la Magic Mountain, y lo que era mejor, gratis. La voz de Paul era real, pero todas las líneas de Gene se canalizaron a través de muchas reverberaciones, para hacer que sonara a un rugido y lo más parecida posible “a la voz de un demonio”. Ace Frehley apenas dijo algo más que «Awk!» (no se pierdan el siguiente punto). En cuanto al pobre Peter, toda su voz fue sobregrabada en la postproducción; para mayor humillación, Michael Bell, el actor que lo reemplazó en la voz, poco después pasó a encarnar al Pitufo Gruñón, al Pitufo Manitas y al Pitufo Perezoso. En su descargo, también fue el personaje Duke en la serie “G.I. Joe”.

Harpo y Ace: dos hombres de una sola -o ninguna- palabra.

5. POR NO HABLAR, ACE CASI TERMINA DICIENDO UNA SOLA PALABRA. Los guionistas Jan-Michael Sherman y Don Buday (que tenían tanta experiencia cinematográfica como Kiss, aclaremos) pasaron tiempo con cada uno de los músicos para tener una idea de quiénes eran y cómo hablaban. «Cuando llegó el guión, el personaje de Ace no hablaba. Sólo decía ‘Awk’. Ace estaba furioso», reveló Simmons en su libro “Kiss And Make-Up”. Y añade: «Fue a encarar a los tipos para saber por qué no le dieron ninguna línea. Para crédito de los guionistas, se dieron vuelta y le dijeron, ‘¿Qué sos, una especie de loco? Nunca nos dijiste una sola palabra excepto ‘Awk’. Pensamos que querías decir eso solamente”. Para colmo, las largas esperas entre tomas le dieron a Ace y a Peter un montón de tiempo de inactividad que aprovecharon para beber y drogarse en vez de aprender sus líneas. El primer borrador del guión imaginó a Ace como «monosilábico y súper amigable. Comunicándose mayormente a través de gestos y sonidos, Ace podría describirse mejor como un Harpo Marx galáctico» (!)

«Calavera no chilla», dice el doble de Ace

6. ACE COBRÓ EN BLANCO Y ACTUÓ EN NEGRO. De hecho, era tanto el desdén y la indiferencia de Ace hacia el proyecto, que sumado al consumo excesivo de bebidas alcohólicas y la frustración por su falta de diálogo, lo llevó a co-protagonizar uno de los aspectos más increíblemente bizarros de la película. Un hastiado Ace se escapó del set durante el rodaje de la pelea en la cámara de los horrores. Su doble, Alan Oliney, que para colmo de desprolijidades resultó ser afroamericano (detalle que se apreciaba notoriamente), tuvo que intervenir en la escena. El director no se dio cuenta o no le importó, lo que significa que entre sus numerosos poderes, el hombre del espacio también podía cambiar a gusto su etnicidad.

Kiss, juntos y por separado

7. LA PELÍCULA FUE DE LA MANO CON LA HISTÓRICA EDICIÓN SIMULTÁNEA DE LOS 4 ALBUMES SOLISTAS. Aunque toda esta historia forma parte de la tradición de la legendaria banda en la actualidad, desde sus increíbles alturas de éxitos hasta sus pifias creativas y/o comerciales como “The Elder”, “Kiss Meets The Phantom…” fue una experiencia terrible para los cuatro integrantes del grupo, tanto durante la producción como después de su lanzamiento. También coincidió con otro momento monumental en la Kisstory: los álbumes solistas. Kiss tuvo un gran éxito comercial con el single “Beth” de Peter Criss y el baterista murmuraba y rezongaba por los rincones, amenazando con lanzar su carrera solista. Ace también sentía una inquietud similar. La gerencia de la banda sugirió entonces que cada uno hiciera un álbum solista y, en una arriesgada maniobra comercial (que terminó fracasando), se lanzaron todos a la vez, mostrando un frente unificado ante el mundo mientras se calmaba la tormenta interior. La banda hizo los álbumes justo después de que terminara la producción de la película. Y los discos salieron a la venta septiembre de 1978, un mes antes del estreno de KMTPOTP. Peter finalmente dejó la banda en 1980, con Ace siguiendo sus pasos en el ’82. Aún así, los cuatro miembros originales volverían a reunirse para otro especial de televisión de Halloween, esta vez el famoso “MTV’s Unplugged” en 1995.

La entrada al concierto que se filmaría especialmente para la película: hoy es otro de los tantos tesoros de coleccionistas.

8. FUE LA SEGUNDA PELÍCULA DE TV MÁS EXITOSA DE 1978. A pesar de todos sus defectos, desprolijidades y problemas, KMTPOTP fue la segunda película de televisión más vista del año en EE.UU., detrás de la miniserie “Shogun”. Sin embargo, a pesar del éxito de rating, los críticos no fueron nada amables y, lo que es más importante, los siempre fieles fans de Kiss la rechazaron (que ya es mucho decir), especialmente los chicos que iban a la escuela secundaria y los más mayores.

9. A PESAR DE TODO, LOS CUATRO SIGUIERON ACTUANDO. Cuando se estrenó la película para televisión, cuenta Paul Stanley, en el frente interno de la banda se consideró que ese era el primer paso en un plan más amplio para las películas de Kiss, prometiendo que el siguiente sería aún más elaborado y llegaría a compararse eventualmente la saga de la banda con la de James Bond (!). Más allá de que esto no se cumplió, los cuatro músicos siguieron actuando a lo largo de los años. Gene fue el más activo, protagonizando al villano en “Runaway” (1984), la película de ciencia ficción de Tom Selleck (“Magnum”), como DJ radial en la película de terror metalero “Trick Or Treat” en 1986 y como terrorista (árabe, no actoral) en “Dead Or Alive” acompañando a Rutger Hauer, allá por 1987. Ace figura en “Remedy”, filme independiente de 2005 con dos de los Sopranos, los actores Frank Vincent y Vincent Pastore. Peter apareció en un episodio de 2002 del drama carcelario de HBO, “Oz”. Y Stanley no fue a Hollywood sino a Broadway y protagonizó la famosa historia que mencionó Joseph Barbera, “El Fantasma De La Ópera”. Y hablando de Hanna Barbera, Kiss finalmente se unió a Scooby-Doo en “Scooby-Doo! And KISS: Rock and Roll Mystery”, filme animado de 2015. Incluso grabaron una nueva canción para la edición en DVD.

10. HOY SE PUEDE HABLAR DE ESTA PELÍCULA SIN CENSURA… DE PARTE DE LA BANDA. “Kiss Meets The Phantom…” fue un producto tan apresurado, con tan malos efectos e incluso peores actuaciones, que la banda estuvo enojada y avergonzada del mismo durante décadas. La leyenda dice que, durante años, a los miembros del equipo técnico y management de Kiss se le prohibió la más mínima mención de la película en presencia de la banda. Por supuesto, ahora son mucho más abiertos con este urticante tema y responden preguntas al respecto en libros y documentales. Al igual que los muñecos, las historietas, las camisetas, los posters, los tatuajes, cuarenta años después de su lanzamiento “Kiss Meets the Phantom…” mantiene un lugar especial en el legado de Kiss, esa historia “larger than life” que todos conocemos y apreciamos.

BONUS: LA VERSIÓN EXHIBIDA EN ARGENTINA INCLUÍA DOS BONUS TRACKS. “Kisstericos. Kisstoricos. Kisscandalosos”, anunciaba el afiche de “Kiss Contra Los Fantasmas” -tal era el título de la película en Argentina- ante la multitud de adolescentes que pugnaba por entrar a los cines de la calle Lavalle para ver el estreno, allá por el lejano y muy frío agosto de 1980. Kiss estaba en la cresta de la ola, al menos en nuestro país: ese mismo año se había editado el álbum “Unmasked”, el sucesor del megaexitoso “Dynasty” (1979) y el panorama no podía ser más dulce para estos Cuatro Fantásticos del rock and roll. Claro que así se percibían las cosas lejos de EE.UU., en una época sin internet y donde la información era escasa y difícil de conseguir. Más allá de este detalle, fuera de Estados Unidos el soundtrack llegó a diferir bastante del original; por ejemplo, mucha de la música incidental de lucha de Hanna-Barbera fue reemplazada por temas del catálogo de Kiss, principalmente de los cuatro álbumes solistas, como “Radioactive” de Simmons o “Love In Chains” de Stanley. En algunos países, como pasó en Argentina, también se incluyeron los videos promocionales de los temas “I Was Made For Lovin’You” y “Sure Know Something”, que aparecían inmediata y abruptamente tras la escena final, de hecho antes de los títulos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here