Desde los inicios del rock en Argentina junto a Los Mods, Alta Tensión y La Pesada del Rock, hasta su presente con Viticus, además de la obviamente imprescindible etapa junto a Pappo en Riff, Vitico Bereciartua es uno de los referentes ineludibles a la hora de hablar del género en nuestro país. Con la excusa de la salida de su nuevo single donde refleja su visión de estos tiempos pandémicos, MADHOUSE habló en exclusiva -vía Zoom- con el Canciller sobre su extensa carrera, su paso por Europa y cómo formar parte de un grupo de riesgo, pero a la vez seguir sintiendo el rock and roll en la sangre… una sangre muy particular. Ajústense los cinturones, que comienza el viaje!

“Estuve leyendo mucho y descubriendo que soy descendiente de los extraterrestres”, dice con naturalidad un recién levantado de la siesta Victor “Vitico” Bereciartua, mientras se abotona la camisa, se arregla el jopo y acomoda la cámara de la notebook frente a un cuadro del artista Max Hoeffner. “Pero cada vez que se lo digo a alguien, como mínimo se sonríe… como vos ahora” (Risas)

¿Cómo es eso de los extraterrestres?

…mi tipo de sangre es 0 RH negativo, y ese tipo de sangre no está en el genoma humano.

Yo pensé que tenía que ver con tu origen vasco…

Sí, porque en el mundo solo el 10% tiene ese tipo de sangre, pero en la tribu vasca el 50% lo tiene. A lo mejor los vascos somos descendientes de los extraterrestres. Pero me puse a leer y descubrí que en Sumeria, donde vivió la primera civilización que utilizó la escritura, describen a los Anunnaki, que son aquellos que vienen del cielo. Está todo probado. Ese 0 RH negativo es una manipulación genética que hicieron los Annunaki hace 450 mil años.

Entonces Viticus se convierte en la única banda del mundo en contar con dos descendientes de extraterrestres: vos y tu hijo Nico. Un extraterrestre puede ser, ¡pero dos no creo que existan en la misma banda!

¡Tú lo has dicho! (Risas) No quiero aburrir, pero eso explica muchas cosas que me han pasado en la vida.

Te iba a preguntar por tu mirada sobre la pandemia, pero justo venía escuchando tu nuevo tema “Nada Va A Volver A Ser Como Era», que es muy autorreferencial

Algunos le cantan a la esperanza, pero yo le canto a lo que pasó. La letra dice: “datos inciertos acerca de los muertos, pánico en la calle por los presos sueltos”. Es muy claro, porque cuenta lo que pasó. La verdad, es que fue un año de mierda, pero lo usé para cultivarme intelectualmente, leyendo mucho

«Aquí donde me ven, soy más extraterrestre que Fabio Zerpa y Ace Frehley juntos», sostiene Vitico. Sus compañeros de banda sonríen.

UN MOTOR CON MOVIMIENTO PERPETUO

A pesar de todo, pudiste seguir adelante con este Viticus modelo 2020; ¿cuál es la clave para no detener su motor?

Es que ya son 15 años de Viticus. Estoy muy contento porque me propuse hacer todo con gente joven y alegre.

Te empujan para adelante…

¡Y yo a ellos! Es mutuo, hay un equilibrio.

Tienen tema nuevo, ¿se viene nuevo disco?

Es que ahora cambió todo. Yo vengo de la época del vinilo, del cassette, de los magazines, que eran lo que mejor sonaba. Pero ahora ponés un tema en las redes, como hicimos nosotros ahora. Y después pondremos otro. Lo que pasa es que con la pandemia no nos podíamos juntar en una sala de ensayo. Entonces hice este nuevo tema con Nico, y también vino unos días Gastón (N: Videla, guitarra y voz de Viticus)

LA SUTIL GRAVEDAD DEL PERFIL BAJO

¿Cómo surgió tu amor por el bajo? Porque no había muchos bajistas «naturales» cuando vos empezaste a tocar, eran todos guitarristas conversos….

A mí siempre me impresionaron los sonidos graves. Me llegan mucho, me dan como una electricidad. Y de ahí viene mi amor por el bajo.

Y ahí empezaste a tocar un poco con todos…

Y me hice bien de abajo, tocando covers y haciendo dos o tres entradas por noche. Pero mi formación fue tocar en mi cuarto arriba de los discos de los Yardbirds.

Siempre tuviste acceso a buenos discos

Fui profesor en el Di Tella explicando lo que era el rock y básicamente, de Los Yardbirds salen tres vertientes: el Jeff Beck Group, Jimmy Page con Led Zeppelin y Eric Clapton con Cream, que, más allá de que también hayan estado cosas como Fleetwood Mac con Peter Green, fueron definitorias… hasta que apareció Jimi Hendrix.

¡Y los voló a todos!

Yo fui amigo de Kit Lambert (N: productor inglés, manager de The Who) que me decía que cuando apareció Hendrix la mitad de los guitarristas de Inglaterra se querían cortar las manos. Y a partir de ahí surgió también el rock psicodélico, porque el “Experience” de Jimi Hendrix Experience tenía que ver con la experiencia con las drogas.

VITICO Y LAS MALAS COMPAÑÍAS

Ya que mencionás tu estadía en Europa: ¿cuán cerca estuviste de ser el bajista de Bad Company?

Muy cerca. Paul Rodgers dijo “He fits in a way” (N: “de alguna manera encaja”) después de escucharme tocar. Pero para la gira por EE.UU. decidieron poner a un norteamericano. También estuve con Rod Stewart cuando yo tocaba en un restaurante y los Faces pusieron a un japonés para la gira por Japón… Algo que por otro lado es lógico. Porque cuando estuve en Europa, acá había una dictadura que era muy mal vista allá. Te podían llegar a decir “Fucking fascist” (N: fascista de mierda)

¿Qué más hiciste en Europa?

Aproveché para ver todas las bandas: King Crimson, Pink Floyd, los Faces, Uriah Heep… Aprendí cómo se hacían las cosas allá. Pero cuando mi esposa quedó embarazada de mi hija mayor, me volví. Y ahí es cuando me encuentro con Pappo que me dice (N: pone voz cavernosa): “Víctor, vamos a hacer una banda de rock en serio”. Porque él había estado en EE.UU. y ya sabíamos cómo tenía que sonar una banda. Y la hicimos.

Y también en Europa tuviste una historia con Pete Townshend, a quien no le caíste bien

¡No le caí bien, pero hay que tener en cuenta lo feo que es y esa nariz enorme que tiene! (Risas)

¿Cómo lo conociste?

A través de Dick Fontaine que era el marido de Pat Hartley. Pat fue la anteúltima novia de Hendrix, a la que le escribió “Foxy Lady”, y con la que tuve un amorío ocasional. ¡Una mujer divina! Pero resumiendo: el marido de Pat había hecho un corto con música de Pete Townshend, y de ahí vino la conexión. The Who estaba grabando “Quadrophenia” y yo estaba ahí con el bajo. La primera vez no me dieron ni bola, pero en la siguiente, John Entwistle me hizo una seña, dejó el Fender Jazz Bass sobre el equipo y ahí pegué un salto y me puse a zapar. Después nos fuimos a comer con Keith Emerson y Townshend, pero ahí me di cuenta que los ingleses tienen una forma de ser muy diferente a la nuestra y que siempre iba a ser visto como u n extranjero

La leyenda cuenta que se inspiró en vos para componer “The Punk And The Godfather”

Así es. Y fijate que al poco tiempo, el punk se pone de moda y tira abajo a varias bandas grandes, incluida Los Who.

¡O sea que predijo su propia caída!

¡Fue mi maldición! (Risas)

SÍ ME FUE MUY BIEN EN EL EXTRANJERO

La estadía en Europa valió la pena entonces…

Estuve en total casi dos años en Europa y te puedo decir que zapé media hora con Keith Moon y que la puse donde la puso Hendrix… ¡Dos grandes hitos en mi vida! (Risas)

Al volver de Europa y antes de formar Riff armaste los Criss Cross, que fueron como un supergrupo pero antes de tiempo…

Estaban Willy Iturri y Pablo Guyot (N: posteriormente en GIT), Juan Garcia Haymes (N: primer cantante de Riff) y un pibe que tocaba muy bien el teclado que se llamaba Emilio Kauderer. Criss Cross fue una propuesta de un amigo mío que ya no está en este mundo, Richard Mochulske, que quería hacer un tema relacionado con las motos y yo siempre estuve relacionado con ellas, pero no por subirme sino por amistades a las que les gustan mucho. Y con los Criss Cross grabamos un long play de rock. Fue algo pasajero. Recuerdo que nos poníamos caretas, por si alguno no podía estar y lo pudiese reemplazar otro.

Algo así hizo Ghost a nivel mundial. ¿Los conocés?

No, no sabía. En todo caso fui precursor de eso también (Risas). Y varias veces vino Pappo a algún programa de televisión y se puso la careta. Eso fue afianzando nuestra relación, aunque ya éramos amigos desde antes que me vaya a Inglaterra.

Red Peyote: Los Criss-Cross: Idem (1980)
Red Peyote: Los Criss-Cross: Idem (1980)

ELROCK QUE LE GUSTA A LA GENTE

Si te parece podemos ir repasando la historia de Riff a través de sus discos. Arranquemos por “Ruedas De Metal”, gran disco pero que tiene un sonido raro a pesar de la remasterización…

¡Lo grabamos en un estudio de televisión! Lo que pasa es que nadie quería a Riff. Y nos contactaron con Tonodisc, que era un sello con mentalidad muy abierta, que tenía entre sus artistas a Richard Clayderman, a Los Parchís y a Riff. Y nos hicieron grabar en ese estudio que estaba muy lejos de lo que hubiésemos querido. Pero grabamos… y salió. Lo importante creo que son los temas. Además salió una corriente nueva, porque lo que se hacía hasta ese momento… que yo no voy a juzgar, no voy a decir que era malo… pero de rock no tenía nada. Y yo vi cinco veces a los Faces, a Little Richard, a Chuck Berry, los vi a todos. Entonces sé lo que es el rock.

Ruedas de metal Riff - Zona de Obras

¿Pensabas que 40 años después esos temas iban a seguir sonando, que Riff iba a ser tan fuerte?

La verdad que no. Pero lo que siempre supimos es que lo que hacíamos nosotros era más intenso. Y que se podía llamar rock, porque el rock es eso. Acá desde el principio estaba esa cuestión egoísta de ver quien tocaba mejor, quien mete más notas… y no es así. ¡Y eso que teníamos al mejor! Los solos de Pappo eran medidos, porque ya se sabía que tocaba bien. El rock se trata de que la banda divierta a la gente y que la gente la pase bien. Mi único objetivo cuando subo al escenario es que la gente se vaya mejor de lo que vino, porque vio una banda que sonaba bien.

Y al poco tiempo sacan “Macadam…”, el segundo disco en seis meses. ¡Estaban afiladísimos!

Es que la banda pegó de entrada. Teníamos todo el hándicap de la carrera previa de Pappo. Pero también nos hicimos de abajo, tocábamos en lugares donde iban 30 personas, salíamos a pegar carteles con engrudo con Pappo. Pero en cualquier lado la banda siempre sonaba bien. Lo bueno fue que no nos separábamos. Cuando nos llevábamos mal, dejábamos de vernos y cuando nos olvidábamos de por qué no nos aguantábamos más, nos juntábamos de nuevo… ¡hasta que nos acordábamos! (Risas)

Después, a mi criterio llega uno de los mejores discos de la banda: “Contenidos”, donde más allá de las composiciones de cada uno, hay un sonido más grupal y afianzado.

Porque es el tercero. Y las bandas en el tercer disco ya tienen que haber aprendido lo que estaba bien y lo que estaba mal en sus dos primeros discos. Con “Contenidos” aprendimos a grabar y además lo teníamos al Portugués Da Silva (N. reconocido ingeniero de sonido), que es un genio, en los estudios ION; y eso ayudaba mucho

ACCIÓN VS. REACCIÓN

La banda estaba en un gran momento hasta que llega “En Acción”, donde buscan dar el salto internacional… pero termina implosionando.

Porque llegó el hermanito de Michel (N: se refiere a Danny Peyronel, quien se sumó a Riff en voz y teclados) y fue como la maldición de la momia. ¡No tenía nada que ver con nosotros! Pero ya está, es cosa juzgada. Y eso, sumado a lo de Ferro (N: se refiere al show a fines de 1983 que terminó con violentos incidentes), precipitó el final.

¿Por qué empezó a suceder todo ese clima de violencia en torno a la banda?

Porque nosotros irradiábamos alegría. Y algo que antes no había: intensidad sobre el escenario, lo que provocaba un ida y vuelta con el público. Por eso hicimos sacar las sillas de plástico de Obras. Porque no podés pretender que, si estas tocando un terrible rock and roll, la gente se quede sentada en una sillita de plástico… Lo lógico es que tengan ganas de bailar, de moverse, de hacer pogo. Y como las sillas las ponían para cobrarlas más caras, entonces las hicimos sacar.

Y después se van cada uno va por su lado, hasta que en 1985 se vuelven a juntar con Pappo para “Riff VII”, un disco que podrá discutirse si suena como el Riff clásico, pero las canciones se las siguen bancando…

Yo produje ese disco y fue innovador, porque teníamos a JAF que cantaba muy bien en una época donde no había muy buenos cantantes acá, a Moro impecable en la batería y después al Carpo y yo como siempre… (Risas). Sonaba muy bien, sonaba bárbaro. Pero no tenía el espíritu del primer Riff, por eso después volvimos al original.

OLVIDANDO DIFERENCIAS

Hace un tiempo entrevisté a JAF y me habló muy bien de vos… Elogió tu mano derecha y te comparó con Noel Redding.

En algún momento estuve distanciado de él, pero tengo que decir que en el regreso de Riff se comportó como un señor. Canta tan bien como siempre y se pueden hacer cosas muy en serio con él. Y con respecto a lo de mi mano derecha… hay muchos que dicen que si toco con Los Palmeras suena como Riff (Risas)

Incluso JAF participa en “Nacido Para Ser Así”, uno de tus discos solistas que están descatalogados. ¿Pensás reeditarlos en algún momento?

No tengo las más remota idea. Es más, no tengo ningún disco de los que grabé, porque pienso que lo más importante es lo que viene, no lo que pasó.

¡Cotizan muy caros esos vinilos!

Me comentaron que uno de los discos que grabé hace un montón de años, y que en su momento no compró nadie, lo venden a 15 mil pesos, ¡de los cuales no veo absolutamente nada! (Risas)

NACIDO PARA SER RIFF

Luego de todo lo mencionado viene una etapa en donde hiciste nuevos proyectos como Vitiken y Tarzen, hasta que se vuelve a juntar la formación clásica de Riff…

Todo ese tiempo estuve atento a que se reencontraran Pappo y Michel. Y que no nos acordáramos por que habíamos dejado de tocar juntos… hasta que nos acordábamos de nuevo (Risas)

Hasta que los planetas se alinean y sacan “Zona de Nadie”, un disco con mucho éxito y un gran hit como “Sube A Mi Voituré”.

Y del cual estoy orgulloso, porque Riff cambió la música y mostró lo que es el rock. Ojo, sin desmerecer a los otros grupos, pero el espíritu del rock lo teníamos Pappo y yo. 

Unos años después llegó “Que Sea Rock”, que en su momento nadie pensaba que sería el último disco de Riff, pero que visto desde el presente, funcionó como una despedida discográfica muy digna

Creo que a nivel sonido ese disco nunca ha sido superado. Álvaro (N: Villagra, el  ingeniero de sonido de los últimos discos de la banda)  dijo que no había necesitado ajustar ninguna perilla, que ya sonábamos así naturalmente. Y tiene ingredientes emocionales Esto no lo conté nunca,  pero el papá de Pappo murió mientras grabábamos el disco. Cuando se enteró, Juan García Haymes -que cantó como invitado en el disco- se lo llevó y cuando volvió Pappo al otro día… contamos cuatro y seguimos grabando. 

Se nota que estaban más maduros.

Totalmente. En cinco o seis temas hice algo que me gusta mucho: grabé dos bajos, lo que le da mucha potencia a las canciones

Los 80: unos jóvenes Pappo, Vitico y el manager Mundy Epifanio a punto de subirse al micro (¿escolar?) de gira

ESTE ES MI AMIGO EL CARPO

Unos meses antes de la muerte de Pappo, vuelven con Riff a tocar en vivo. ¿Había planes de grabar un nuevo disco?

El plan era regrabar bien algunos temas de  los primeros dos discos con el sonido de “Que Sea Rock”. Y después pasó lo que ya sabemos… así que llevé adelante esa idea en el primer disco de Viticus, con mis temas.

Pero no terminó todo ahí: hubo una nueva vida para Riff a fines de 2018…

Me di el gusto de empezar a revisitar “Riff VII” con Juanito, el hijo de Moro, que además de un baterista excepcional es una persona divina. Porque es importante tener ganas de ir a los ensayos y a los shows para encontrarte con la gente con la que tenés que tocar. Y Nicolás y JAF también estuvieron impecables. Después se fue JAF y cambié un pelado por otro, porque volvió Boff. Y estuvo fenómeno… pero después algo dejó de funcionar como tendría que haber funcionado… y listo. El último show fue en el Cosquín Rock, así que terminamos a lo grande.

¿Lo recordás con una sonrisa a Pappo?

¡Muchísimas veces! Porque con nadie me he reído tanto en la vida ¡Nos reíamos todo el tiempo!

SIGLO XXI, AÑO XXI

¿Qué esperas para el 2021?

¡Poder tocar en vivo en un escenario! Y hay un par de temas que hicimos con Gastón para editar…

Para el final, tengo precisamente una pregunta sobre el final: hace poco hablé con Willy Quiroga de Vox Dei, que cumplió 80 años….

Un fenómeno. ¡Debe ser el único rockero más viejo que yo! (Risas)

… y me dijo: “mientras Dios me siga dando fuerzas, voy a seguir tocando”. Vos, con 72 años recién cumplidos… ¿cómo te ves de cara al futuro?

Mirá, hace poco, después de la muerte del querido Diego Maradona, había un meme circulando que lo mostraba junto a Los Rolling Stones. Y decía: “Mirá como llegaron a los 75 años, lo que demuestra que lo que hace mal no son las drogas sino el deporte”…. ¡Hay que tomarse las cosas siempre con humor, esa es la clave! (Risas)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here