El café hace girar al mundo. Sin esta mágica bebida, ¿cómo encontraríamos la energía para levantarnos de la cama, espabilarnos e ir a estudiar o trabajar? Algo similar sucede con la música, que nos estimula y da fuerzas. Hay muchas canciones sobre el café, especialmente en el blues y el jazz, pero el rock no es ajeno y hasta se identifica con esta bebida oscura y potente que nos da energía, nos mantiene despiertos y nos pone las pilas durante horas… En el Día Internacional de esta bebida (que luego del agua es la más consumida del mundo), que se celebra cada primero de octubre desde 2015, te traemos tu shot diario de cafeína con 15 temas 15 inspirados por este brebaje, aptos para cualquier momento de la jornada y para todos los gustos: más fuertes, más suaves, con o sin leche, crema o azúcar, más largos y aromáticos y más cortos e intensos.

15. «COFFEE SHOP», Red Hot Chili Peppers. Esta canción de los Peppers trata sobre un pibe que quiere encontrar el amor y claro, alguien con quien estar. ¿Y dónde hace su búsqueda? En el coffee shop, claro. Una cafetería es un lugar típico que la gente suele frecuentar (al menos antes de la pandemia) y donde puede encontrar algo más que un macchiato o un cappuccino, como el amor o una relación. El café como casamentero, ¿la tenías esa? “Meet me at the coffee shop / we can dance to Iggy Pop»… y si además está la Iguana, el romance no puede pedir mejor escenario.

14. «CUP OF COFFEE», Garbage. Este tema es otro ejemplo del protagonismo del café en una relación, en este caso cuando hay corazones rotos. Al escuchar frases como «You told me you don’t love me / Over a cup of coffee» (Me dijiste que ya no me amabas/ sobre una taza de café») o «It took a cup of coffee / To prove that you don’t love me» (Hizo falta una taza de café/ para probar que ya no me amabas), ¿quién no tiene ganas de consolar a la pobre Shirley Manson?

13. «MI CAFÉ», Un Pingüino En Mi Ascensor. Y sí, por qué no incluir alguna excepción: el odio ajeno le da más sabor al espresso matutino. Esta es una divertida sátira sobre el viaje a Colombia del famoso Juan Valdez (¡a googlearlo!), que pasa las de Caín con su mula para recoger el café de la montaña, todo contado por alguien que odia el café y prefiere tomar manzanilla. Auténtico pop español de los 90, ideal para divertise un rato… y usar en vez de azúcar.

12. «SCHWEIGT STILLE, PLAUDERT NICHT», Johann Sebastian Bach. «Quedate quieto, dejá de parlotear», tal es la traducción de esta pieza apodada «La Cantata Del Café». Es un misterio cómo Bach se las arregló para escribir una música tan hermosa (e intensa) con manos temblorosas y llenas de cafeína, pero por fortuna lo hizo: «Schweigt…» es una carta de amor (cómica) para una de las bebidas favoritas del compositor alemán, escritas -es de suponer que durante las noches de insomnio- entre 1732 y 1734. Ojo: dura bastante, así que tengan la cafetera preparada.

11. «A CUP OF COFFEE», Johnny Cash. Nuestra lista avanza con el legendario Man In Black cantando sobre la deliciosa, viscosa, negra bebida y convirtiéndola en un ameno reencuentro con su amigo Jack Elliott (no falta el yodelin’) mientras transporta un poco de grano por la carretera. A mitad de camino uno se da cuenta de que quizá no debería conducir ese camión, no importa cuánto café beba. Pero la canción vale la pena.

10. «COFFEE HOMEGROUND», Kate Bush – «Lionheart» es un clásico subestimado de la gran cantante que es la Bush, y esta es una de las grandes canciones de aquel álbum. La letra es más bien siniestra y la melodía es extraña, ligeramente carnavalesca, como algo salido de un cabaret alemán en los años 30… Ideal para escuchar a solas, en la penumbra, con un café espresso, rodeados de tranquilidad y de recuerdos.

9. «ONE CUP OF COFFEE», Bob Marley: Este tema, uno de los primeros singles que lanzó esta leyenda del reggae (fue editado en 1962), no se parece en nada a lo que llegamos a conocer como el sonido clásico de Marley. Es optimista, considerando que habla de un divorcio… pero es de suponer que nadie puede estar terriblemente deprimido cuando bebe un café jamaicano de alto octanaje.

8. «COFFEE MUG» – The Descendents. Con solo 35 segundos de duración, la pequeña y pequeña oda de The Descendents a su bebida favorita puede parecer un poco corta, pero el asalto acelerado de esta canción captura a la perfección el rush de azúcar y cafeína que experimentamos cada vez que bebemos otra taza. «I don’t need no booze or drugs/I just chug-a-lug o’ my coffee mug” (No necesito alcohol ni drogas / simplemente trago un trago de mi taza de café), canta Milo Aukerman. Honestamente, no podríamos estar más de acuerdo.

7. «BLACK COFFEE», Black Flag. Cualquier purista del café que toma su café negro sabe que puede tener alma propia. La oscuridad podría representar desesperación o depresión; Henry Rollins parece pensar que representa ira. Siendo como es una de las canciones más intensas de uno de los álbumes más intensos de una de las bandas punk más intensas, muchos piensan que esta canción en realidad habla de la heroína. Sin embargo, la bajista de Flag, Kira Roessler, atestigua que “las anfetaminas no alimentaron ninguno de los encierros de 48 hs. en el estudio, ni ninguno de los viajes nocturnos. Solo hubo mucho café negro».

6. «ONE MORE CUP OF COFFEE», The White Stripes. ¿Hay algo sobre lo que Bob Dylan no pueda escribir una canción? El hombre parece haber abordado todos los temas posibles y ha hecho cada uno totalmente suyo. Aquí usa el café como una medida para los momentos de la vida, pero todos podemos identificarnos con eso, al igual que Meg y Jack White en este muy bien logrado cover, pleno de garra y sentimiento.

5. «DUNCAN HILLS COFFEE JINGLE», Dethklok. Hay tantas variedades de café como de estilos musicales, e incluso hay un tema cafetero para los metaleros extremos, como este de Dethklok, la banda ficticia de la serie homónima de Cartoon Network: “Guatemala blend / Ethiopian / French vanilla roast / Dying, dying / You’re dying for a cup”… la pasión no necesita traducción (suponemos), ni tampoco leche y mucho menos azúcar.

4. «THE COFFEE SONG», Cream. ¿Qué tienen en común Eric Clapton y el café? Cream, por supuesto… Casi podría usarse en algún comercial de alguna cafetería: una oda sencilla, directa, dedicada al placer de tomar un sorbo de café caliente, sin importar la hora, lugar, compañía u ocasión.

3. «THE COFFEE SONG», Frank Sinatra. Después de escuchar a La Voz Sinatra perorando sobre el café y su prevalencia en Brasil, cualquiera podría pensar que es lo único que sabe sobre la nación sudamericana. En esta canción, Sinatra canta extasiado sobre las mezclas brasileñas y las chicas que huelen a café fresco, y aunque la letra no sea precisamente una maravilla, la hace sonar increíble, como siempre lo hace Sinatra. No somos dignos, no somos dignos.

2. «CUPAJOE» – Anthrax. Una breve, intensa ráfaga de diversión nerviosa del álbum «Volume 8: The Threat Is Real» que los thrashers neoyorquinos editaran allá por 1998. Energía pura, con la voz del guitarrista Scott Ian fogoneada por la cafeína consumida. Dicho sea de paso, el baterista y compositor Charlie Benante está tan obsesionado con el café que lanzó su propio Benante’s Blend el año pasado, disponible en las mezclas Be All End All y Forever Metal, además de ambientadores con aroma a café: mientras el metal no se aprecie en el sabor, todo OK.

1. «COFFEE & TV», Blur. A decir verdad, la incursión de Blur en la elaboración de una oda al café es un poco más profunda que la mayoría. En lugar de simplemente cantar sobre su amor por la bebida, la banda aprovechó la oportunidad para hacer una declaración: de hecho, el guitarrista Graham Coxon la escribió después de dejar el alcohol. Es un impecable tema pop, climático, de melodía suave, con una letra melancólica, tal como Coxon canta sobre sus problemas para lidiar con el mundo sobrio: «So give me coffee and TV, peacefully/ I’ve seen so much, I’m going blind/ And I’m brain-dead virtually/ Sociability Is hard enough for me/ Take me away from this big, bad world/ And agree to marry me/ So we can start over again (Así que dame café y TV, en paz/ He visto tanto, me estoy quedando ciego/ Y virtualmente tengo muerte cerebral/ La sociabilidad es bastante difícil para mí/ Sacame de este mundo grande y malo/ Y aceptá casarte conmigo/ Para que podamos empezar de nuevo)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here