DEAD DAISIES en la Sala Salamandra, Barcelona, 6/12/2018

Si te digo: John Corabi, Doug Aldrich, Marco Mendoza, Lowy y Deen Castronuovo, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza? Mötley Crüe, Whitesnake, Thin Lizzy o Hardline, claro.

Lo cierto, es que David Lowy decidió armar una banda reclutando músicos de primer nivel y grabar unos discos llenos de riffs y olor a cerveza. Afortunadamente pudimos verlos con su formación actual cuando su gira pasó por la sala Salamandra, de Barcelona.

El trajín de la vida diaria hizo que no pudiésemos llegar a tiempo a las 18:30, cuando la banda hacía pasar a la sala a los primeros 50 de la cola para ofrecerles un set acústico, pero sí llegamos a tiempo a lo que fue la presentación pactada dos horas más tarde y, como siempre, te lo contamos a continuación.

Con la misma energía de siempre salieron a romper el escenario con 23 temas en los que surfearon por el mejor rock propio y ajeno.

El comienzo fue a fuerza de himnos, los covers de los escoceses The Sensational Alex Harvy Band, «Midnight Moses» y de «Evil» de Howlin’ Wolf, fueron el punto de partida para que la noche comenzara a calentarse, al igual que la voz de Corabi, quien tema tras tema dejó demostrado que la cuida con mucho cariño y casi a los 60 puede seguir luciendo en los escenarios con total dignidad.

La tercera fue la vencida y nos dejó el primer tema propio: «Make Some Noise», que le da título al tercer disco de la banda, puso a los presentes a total merced de la guitarra de Aldrich que nos llevó con sus riffs y punteos de paseo por la corta pero potente discografía de las «Margaritas Muertas». Siguieron «Rise Up», «What Goes Around» y «Resurrected», todas de Burn it Down (Spitfire Music / 2018).

«Last Time I saw the Sun» y «Join Together» de The Who dieron paso a un ambiente más íntimo, donde los músicos tomaron sus instrumentos acústicos para ofrecernos «Set Me Free», «Maggie May» de Rod Stewart (donde Castronuovo lució su maravillosa e intacta voz) y lo que tal vez haya sido el mejor momento de la noche cuando pidieron que las luces de la sala se apagaran por completo y que el público iluminara con las linternas de sus teléfonos móviles para tocar «Let It Be» de los Fab Four de Liverpool, impresionante.

Volviendo al show eléctrico, continuaron con «Burn It Down», «All The Same» y «With You And I», un representante de cada uno de los tres últimos discos, hasta que llegó la presentación de la banda, como si fuese necesario a estas alturas.

En la introducción de cada músico, tocaron algún pedacito de canciones de esas que ya nos tienen hartos, pero que siempre nos hacen mover la patita, como “I Love Rock & Roll” de Joan Jett, “Rock & Roll All Nite” de Kiss, y otros temas más que incluyen “Rock & Roll” en el título.

Ya al conocer quiénes eran los caballeros del escenario, continuaron con «Leave me alone» y la versión que hacen de los Stones en el último disco: «Bitch». Del tercero sonaron «Song & A Prayer» y «Long Way To Go» para despedirse con otro cover de los Beatles: «Helter Skelter».

Cuando parecía que el rock se nos escapaba de las manos, volvieron a salir al escenario y nos regalaron «México», y «Highway Star» de Deep Purple para terminar lo más arriba posible.

Una noche sensacional llena de leyendas del hard rock, que se tomaron un descanso de sus vidas de estadios llenos, para darnos un show más íntimo en el que se disfrutó tanto arriba como debajo del escenario. Mención especial para el estilista de la banda y su criterio para seleccionar tonos de tinturas capilares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here